Grabenstrasse, la calle comercial de Viena ~ PhotoViajeros - Los relatos de mis Viajes, Rutas y Escapadas

Grabenstrasse, la calle comercial de Viena

Esta calle peatonal de unos 300 metros de largo es una de las principales áreas comerciales de Viena, y es que su situación en el centro de la ciudad junto a la catedral y el estar rodeada por varias tiendas de las marcas más exclusivas, las fachadas de sus edificios, y monumentos como la columna de la peste, convierten a esta calle en un lugar de paso imprescindible durante nuestra visita a la ciudad imperial.

Calle graben


Si analizamos el nombre de esta calle, vemos que la traducción del alemán "Graben" es foso o zanja.
Esto nos hace remontarnos a la época romana de Viena (llamada por aquel entonces Vindobona), cuando los romanos cavaron una zanja en este lugar para proteger la ciudad de posibles ataques, y es precisamente de este antiguo foso defensivo de dónde ha tomado el nombre la actual Grabenstrasse (Calle Graben).

En la actualidad, toda esta zona ha terminado situada en el corazón de la ciudad de Viena, por lo que podríamos considerarla como el lugar de compras y ocio por excelencia de la ciudad, y es que a ambos lados de la misma se concentran un gran número de tiendas de souvenirs, boutiques, joyerías, tiendas de moda, cafés y restaurantes con sus respectivas terrazas... que hacen de esta calle una de las más animadas y concurridas de la ciudad.

Calle graben

Además, músicos y artistas callejeros entretienen a los que pasan por allí con improvisados conciertos de música clásica, espectáculos de magia o simplemente deteniendo el tiempo en otra "época dorada" de la ciudad.

Calle graben

Empezando por la zona más alejada de la catedral, nos encontramos con varios edificios de fachadas típicamente Vienesas que mayormente están ocupados por oficinas en sus plantas superiores, y tiendas en los bajos del edificio.

Calle graben

Muy cerca nos sorprende esta curiosa estatua de un personaje subido en una silla al que le cuelga una araña de su alargada nariz.

Calle graben

Desde esta calle, podemos observar la fachada de la iglesia de San Pedro, a la que nos acercamos para hacer una visita a su interior.

Calle graben

Según dicen, el mismísimo Carlomagno fundó esta iglesia en el año 792, pero de aquel primitivo templo nada queda, ya que actualmente en el mismo lugar de aquella primera iglesia se erige un templo barroco construido entre 1703 y 1715 e inspirado en la basílica de San Pedro del Vaticano.

En su interior llama la atención su ostentosa y recargada decoración con revestimientos dorados por todas partes.

San Pedro Viena

Pero sin duda, el elemento que destaca sobre todos los demás son los frescos de su cúpula ovalada pintados por Johann Michael Rottmayr que representan la asunción de la Virgen.

San Pedro Viena

Aquí podéis ver en detalle el altar mayor y el órgano situado sobre la entrada principal.

San Pedro Viena

San Pedro Viena

Es muy recomendable su visita, ya que al estar situada en pleno centro de la ciudad a corta distancia de otros monumentos y lugares de interés y poder visitarla de manera totalmente gratuita, no debemos perder la oportunidad de entrar en una de las iglesias más importantes de la ciudad.

De nuevo en la calle Graben, seguimos nuestro recorrido acercándonos hacia la catedral, pero antes nos encontramos con el principal reclamo turístico de esta zona peatonal, la columna de la peste construida bajo el mandato de Leopoldo I para celebrar el final de una epidemia de peste que asoló media Europa durante 1679.

Esta estatua barroca diseñada por Johann Bernhard Fischer von Erlach y Paul Strudel es una de las más famosas de la ciudad, y en ella aparecen representados multitud de ángeles e incluso el propio Leopoldo arrodillado ante dios agradeciéndole que haya salvado a Viena de la Peste (simbolizada en la parte inferior del conjunto por un ángel que empuja a una anciana al abismo).

Calle graben

Otras tres fuentes nos acompañarán en nuestro recorrido por la calle Graben mientras caminamos entre la multitud que pasea, toma un café o se para delante de los escaparates, hasta llegar a las puertas del centro comercial Hass Haus, en cuya fachada de cristal se reflejan la Stephenplatz y la catedral de Viena.

Calle graben

2 comentarios:

Mercedes dijo...

ME ENCANTÓ TU DESCRIPCIÓN QUÉ GANAS DE ESTAR CAMINANDO POR LA CALLE GRABEN VIENDO APARADORES O IR AL HOTEL SACHER PARA TOMAR UNA AUTÉNTICA SACHER TORTE O IR AL PRATER O COMER UNA WIENER SCHNITZEL EN EL CAFE MOZART......GRACIAS POR LOS RECUERDOS

PhotoViajeros dijo...

Jajaja, me están entrando ganas de volver a mí también y repetir algunas de las cosas que comentas! Un saludo!

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?

Si tienes más datos relacionados con este artículo o quieres compartir tu propia experiencia, deja un comentario para que el resto de visitantes pueda leerlo.

Por favor, procura que tus comentarios no sean promocionales (spam o publicidad),ilegales u ofensivos, ya que de lo contrario serán eliminados.