La Ciudadela de Budapest ~ PhotoViajeros - Los relatos de mis Viajes, Rutas y Escapadas

La Ciudadela de Budapest

Situada en el punto más alto de la capital Húngara en la cima del monte Gellért, la Ciudadela auna historia y unas vistas panorámicas espectaculares sobre toda la ciudad de Budapest, haciendo de este un lugar de obligada visita si pasamos por la ciudad.

Ciudadela de Budapest

Contemplar la zona de Pest desde las alturas con el Danubio a nuestros pies atravesado por sus famosos puentes, observar el majestuoso conjunto del Castillo de Buda con el Bastión de los Pescadores o acceder a un búnker de la II Guerra Mundial, son sólo algunas de las recomendaciones para realizar en la zona del monte Gellért que encontraréis a continuación:


Al estar situada en lo alto de una colina, tenemos varias opciones para subir. La primera es andando desde las inmediaciones del famoso Balneario Gellért o nada más cruzar el puente de Erzsébet (puente blanco), desde la plaza de Döbrentei. En ambos casos se tarda unos 15 - 20 minutos.

La segunda opción, es coger cualquiera de los tranvías que pasan junto al Balneario Gellért en dirección opuesta al río durante dos paradas, y en la calle Villányi útca coger el autobús número 27 durante 7 paradas.
En total tardaremos unos 30 minutos, pero nos ahorramos un montón de escaleras y cuestas. Recomiendo sobre todo esta última opción para subir de noche, para mi una visita imprescindible como comprobaréis un poco más adelante.

Una vez arriba, nos encontramos con el siguiente cartel informativo que nos da la bienvenida a la Ciudadela y que está situado en uno de los muchos parques que rodean toda esta zona.

Ciudadela de Budapest

Antes de seguir con la visita a la Ciudadela, vamos a conocer unas pinceladas de la historia de este lugar:

"El nombre de Monte Gellért se debe a un obispo llamado San Gerardo que en el siglo XI viajó hasta Hungría llamado por el propio rey Esteban I para evangelizar a las tribus Magiares.
Algunos líderes paganos se negaron a convertirse y lo asesinaron metiéndolo en un barril y tirándolo por la ladera del monte abajo.
De hecho, si subimos andando desde la zona del puente de Erzsébet, podemos ver un monumento dedicado a San Gerardo en el que la estatua que representa al obispo sujeta una cruz con la mano derecha mientras que un guerrero pagano aparece arrodillado a sus pies.

El edificio de la Ciudadela se construyó a mediados del siglo XIX por los Habsburgo austríacos tras lograr la victoria en la guerra de la independencia húngara.
Con esta estructura de 200 metros de largo, 60 metros de ancho y muros de hasta 6 metros de grosor, pretendían controlar mejor la ciudad y utilizar la Ciudadela como muestra de su poder sobre el pueblo húngaro.
En 1897 los Habsburgo abandonan Budapest pasando todo este complejo a manos de los húngaros, que para simbolizar su victoria sobre los austríacos, derribaron una parte de los muros.

Ciudadela de Budapest

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército nazi tomó la ciudad y construyó un búnker de 3 plantas en el interior de la Ciudadela, utilizando esta fortaleza como punto estratégico de vigilancia del resto de la ciudad y ubicando allí gran parte de la defensa antiaérea.
Una vez finalizada la guerra, se barajó la opción de demoler la Ciudadela, pero finalmente se decidió convertirla en una importante atracción turística durante la década de los 60."

Muy cerca del panel informativo en el que se pueden ver todos los puntos de interés de la Ciudadela se encuentra uno de los primeros miradores sobre la ciudad de Budapest, aunque para mi gusto no es de los mejores.

Seguimos bordeando la muralla hasta llegar a la entrada principal al complejo de la Ciudadela para situarnos en el mirador ubicado justo enfrente, desde dónde podemos contemplar el majestuoso castillo de Buda con el puente de las cadenas junto a él cruzando un enorme río Danubio que discurre manso a su paso por Budapest.

Ciudadela de Budapest

Un poco más adelante llegamos a las inmediaciones del Monumento a la libertad, pero antes de acercaros hasta allí os recomiendo echar un vistazo desde otro de los miradores, esta vez para contemplar toda la parte de Pest y el puente de Elisabeth (Erzsébet)

Ciudadela de Budapest

En el extremo más oriental de la fortaleza se levanta el Monumento a la Libertad, compuesto por una estatua femenina alzando una rama de palma que representa la libertad junto a la que se encuentran otras dos más pequeñas situadas a ambos lados que representan la derrota del fascismo.
Está dedicado a los soldados soviéticos que lucharon contra los nazis en la liberaron la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial.

Ciudadela de Budapest

Si subimos las escaleras que nos dirigen al pedestal de la estatua principal, nos encontramos con un excelente lugar dónde descansar y beber un poco de agua comprada en alguno de los puestos de la zona mientras contemplamos una amplia panorámica sobre la ciudad.

Ciudadela de Budapest

Hasta aquí toda la visita ha sido gratuita, y puede que para muchos sea suficiente con visitar el Monumento a la libertad, ver algunas de las baterías antiaéreas utilizadas durante la II Guerra Mundial y contemplar Budapest desde este mirador privilegiado, pero si os interesa profundizar un poco más en la historia de este lugar y en la de la propia ciudad que tenemos a nuestros pies, os recomiendo sacar la entrada al interior de la Ciudadela.
Cuesta 1200 florines (unos 4€)(precios del verano de 2010) y nos da acceso a caminar por el perímetro superior de la muralla y sobre todo a entrar al búnker construido por los Nazis para protegerse de los ataques aéreos.

Antes de acceder al búnker decidimos dar una vuelta por las murallas del recinto, desde dónde podemos contemplar unas vistas más "limpias" sin que haya prácticamente ningún árbol que nos impida ver el Danubio, el castillo de Buda....

Ciudadela de Budapest

Si nos situamos casi detrás de la mayor de las estatuas del Monumento a la libertad, podemos observar el puente de la libertad (Szabadság híd) con el Mercado Central de Budapest al lado.

Ciudadela de Budapest

Por todo el recinto podemos observar algunas fotografías antiguas de la ciudad y objetos recogidos durante la II Guerra Mundial. Después de caminar por la superficie, nos dirigimos a la entrada del búnker para sumergirnos en la oscuridad de la historia.

Ciudadela de Budapest

Nada más entrar entregamos el tícket al revisor de la puerta y comenzamos a descender hacia el primer nivel por unas escaleras metálicas que nos conducen directamente a varias habitaciones que según las recreaciones con muñecos de cera eran utilizadas para interrogatorios, y en las que está muy presente la esvástica nazi.

Ciudadela de Budapest Ciudadela de Budapest

Un intrincado sistema de pasillos y habitaciones aparece y desaparece tras cada esquina...

Ciudadela de Budapest

...encontrándonos en algunos de estos pasillos fotografías y documentación de la época junto a estancias utilizadas como arsenales de armas en las que se almacenaba la munición de las baterías antiaéreas.

Ciudadela de Budapest Ciudadela de Budapest

En otra sala podemos ver una urna con metralletas, cascos, granadas o la famosa pistola utilizada por el ejército nazi, la luger, con la que tantos crímenes se cometieron impunemente durante la I y II Guerra Mundial.

Ciudadela de Budapest

La reconstrucción de una enfermería de la época también está presente en una pequeña habitación en la que debería ser muy fácil entrar pero bastante difícil salir...

Ciudadela de Budapest

En el nivel inferior, podemos ver nuevas galerías y trincheras que se alejan sigilosas en la oscuridad hacia lugares inaccesibles, o escaleras que nos adentran más aún en las entrañas del monte Gellért y a las que está prohibido el acceso.

Ciudadela de Budapest

Ciudadela de Budapest

Tras este viaje en el tiempo a una época tan oscura, salimos a la superficie para abandonar la Ciudadela quedándonos con las impresionantes vistas sobre la ciudad de Budapest, pero sin olvidar el triste pasado que atesoran estos muros.

Como comentaba al principio del artículo, si las vistas desde aquí son realmente inmejorables, imaginaos lo que nos espera si subimos hasta la Ciudadela por la noche.

No tengo mucho más que añadir porque una imagen vale más que mil palabras, así que a continuación os dejo una serie de fotografías nocturnas de la ciudad de Budapest capaces de hipnotizar a todos aquellos que tienen la suerte de contemplar con sus propios ojos esta espectacular panorámica de la capital húngara:

Ciudadela de Budapest

Ciudadela de Budapest

Ciudadela de Budapest

Ciudadela de Budapest

Ciudadela de Budapest

Para despedirnos de estas inmejorables vistas y dar por concluido este artículo, nada mejor que una panorámica en la que se pueden ver 4 de los símbolos más importantes de la ciudad, el castillo de Buda, el Puente de las Cadenas, el Parlamento y la Catedral de San Esteban.

Ciudadela de Budapest

2 comentarios:

Katy dijo...

Tendré que darte la razón que Busapest es especial, al menos para mí. He vuelto a recorrer estos lugares tan queridos para mi.
¿Para cuando el Bastión de los pescadores, La Iglesia se San Esteban y la de San Matías?
Seguro que las tienes en reserva.
Buen finde

PhotoViajeros dijo...

Bueno, la Basílica de San Esteban ya tiene su artículo correspondiente publicado a primeros de febrero, y el Bastión de los Pescadores junto con la iglesia de San Matías están al caer ;)

Un saludo!

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?

Si tienes más datos relacionados con este artículo o quieres compartir tu propia experiencia, deja un comentario para que el resto de visitantes pueda leerlo.

Por favor, procura que tus comentarios no sean promocionales (spam o publicidad),ilegales u ofensivos, ya que de lo contrario serán eliminados.