Navarra en 6 días ~ PhotoViajeros - Los relatos de mis Viajes, Rutas y Escapadas

Navarra en 6 días

Navarra es mundialmente conocida por su fiesta más internacional, los sanfermines, pero lo que muchos desconocen es que esta región tiene un listado casi inacabable de atractivos turísticos que van más allá de los encierros de Julio.

Los paisajes naturales van desde los frondosos bosques de los Pirineos, dónde se encuentra la selva de Irati, hasta los grandiosos parajes semidesérticos que podemos contemplar en las Bardenas Reales, mientras que el importantísimo legado cultural existente en esta tierra nos ha dejado lugares como el Palacio Real de Olite, la Catedral de Pamplona o el Castillo de Javier.

Navarra

A continuación encontraréis una planificación de 6 días para visitar éstos y otros muchos lugares de Navarra en la que podréis leer un resumen del itinerario y las visitas realizadas cada día y varios enlaces en los que ampliar la información de los lugares más importantes.


Día 1: Madrid - Aurizberri/Espinal

Comenzamos la escapada conduciendo durante casi 5 horas desde Madrid hasta la pequeña localidad de Aurizberri-Espinal, dónde habíamos reservado en la Casa rural Errebesena a un precio de 35€/ noche en habitación doble con desayuno.
Este sería nuestro punto de partida para descubrir la Comunidad Foral de Navarra, así que como llegamos ya entrada la tarde, sólo nos dio tiempo a cenar y dar un paseo por el pueblo antes de irnos a dormir.


Día 2: Valle del Roncal, puerto de Belagua, Castillo de Javier, Monasterio de Leyre y Foz de Lumbier

Tras el desayuno, cogimos el coche y pusimos rumbo al Valle del Roncal, aunque antes hicimos una primera parada en la localidad de Ezcaroz para caminar junto al cauce del río Salazar y contemplar algunos típicos caserones navarros.

Ezcaroz

Aprovechamos para dar un corto paseo por el pueblo y visitar la Parroquia San Román de Ezcaroz...

Ezcaroz

...antes de continuar con el coche durante un par de kilómetros hasta el siguiente pueblo: Ochagavía.

Allí pudimos ver su viejo puente medieval que cruza sobre el río Salazar y una hilera de caserones con tejados inclinados a ambos lados de su cauce, vamos, la típica postal que nos viene a todos a la cabeza cuando nos hablan de Navarra.

Ochagavía

Nos acercamos por callejuelas empedradas hasta la Iglesia San Juan Evangelista, dónde destaca su magnífico retablo renacentista.

Ochagavía

Desde una calle cercana podemos contemplar una buena panorámica del pueblo y el valle del río Salazar.

Ochagavía

Para concluir la visita a Ochagavía cruzamos el puente y dimos una vuelta por el barrio situado en la orilla opuesta, desde dónde las vistas también merecen la pena.

Ochagavía

Volvemos a la carretera y continuamos durante 12 kilómetros hasta el alto de Laza (1129 m.), dónde existe un mirador desde el que se puede contemplar una impresionante vista panorámica de los valles y montañas cercanos.

Desde allí comenzamos a descender hacia el valle del Roncal, dónde seguimos la ruta que ya os expliqué en el artículo Del Valle de Roncal al Puerto de Belagua.

Desde Burgui, última parada de la ruta por el Valle del Roncal, partimos hasta el Castillo de Javier por una carretera que va bordeando todo el embalse de Yesa y que nos muestra un paisaje totalmente diferente al que hemos podido contemplar durante la primera mitad del día.

Tras visitar el Castillo de Javier nos dirigimos al Monasterio de Leyre, y ponemos el punto y final a este primer día haciendo una corta pero espectacular ruta de hora y media por la Foz de Lumbier, un agradable paseo que transcurre junto a la hoz formada por el cauce del río Irati.


Día 3: Pamplona, Castillo de Olite, Bardenas Reales, Tudela

En esta jornada abandonamos el pirineo navarro y nos dirigimos hacia la capital: Pamplona.

A lo largo de toda la mañana estuvimos caminando por su casco antiguo, siguiendo el recorrido que hacen los toros desde la Cuesta de Santo Domingo, dónde se encuentra la pequeña imagen de San Fermín a la que todos los días entre el 7 y el 14 de julio de cada año se encomiendan los corredores de los Sanfermines antes de cada uno de los encierros.

Pamplona

El recorrido nos lleva, calle arriba, hasta la plaza del ayuntamiento...

Pamplona

...y a continuación, enfilamos la calle Estafeta en primer lugar y seguimos por la calle Mercaderes hasta llegar a la Plaza de Toros.
Desde este punto nos acercamos al Fortín de San Bartolomé, y desde allí, hasta la cercana plaza de Santa María la Real, dónde seguiremos la ruta caminando sobre las antiguas murallas de la ciudad hasta llegar al Mirador del Caballo Blanco.

Pamplona

Desde aquí nos acercamos a la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, en cuyo interior destacaría sus grandiosas naves de estilo gótico y el magnífico Mausoleo de los Reyes de Navarra Carlos III de Navarra y Leonor de Trastamara.

Pamplona

Algo que no os podéis perder es el magnífico claustro del siglo XIV, uno de los mejores claustros góticos de toda Europa en el que también se encuentran cuatro portadas monumentales: la Puerta de Nuestra Señora del Amparo, la Puerta Preciosa, la Puerta del Refectorio y la Puerta del Arcedianato.

Pamplona

Durante el recorrido merece la pena detenerse un instante en Capilla Barbazana para contemplar su bóveda estrellada antes de seguir hacia la Biblioteca, que cuenta con más 14.000 volúmenes, visitar la Sacristía y finalizar en el museo Diocesano, dónde se guarda una importante colección de arte sacro.

Pamplona

Tras la visita a la Catedral, continuamos callejeando hasta la plaza del Castillo, y desde allí, a la avenida Carlos III para ver el Monumento al Encierro y al final de dicha avenida, el Monumento a los Caídos.
Aquí decidimos concluir nuestro paseo por Pamplona y regresar hasta el otro lado de la ciudad, dónde habíamos aparcado el coche en un inmenso aparcamiento situado junto al río Arga.

Era ya pasado el mediodía cuando pusimos rumbo al sur hasta Olite, dónde pudimos recorrer todos los rincones de su majestuoso Palacio Real conocido por la mayoría como Castillo de Olite.

Desde Olite nos desplazamos hasta el extremo sur de Navarra, concretamente hasta la localidad de Arguedas, dónde contratamos una ruta guiada en 4x4 por las Bardenas Reales, un desierto sobrecogedor que contrasta enormemente con los paisajes verdes y abruptos de la jornada anterior.

Estando tan cerca de Tudela, no pudimos dejar pasar la oportunidad de terminar el día degustando auténticos manjares en forma de pintxos y tapas en la capital de la huerta navarra.


Día 4: Selva de Irati

El cuarto día lo dedicamos a realizar un par de rutas de senderismo en un paraje tan mágico y espectacular como la Selva de Irati. Estas son las dos rutas que realizamos:


Día 5: Rafting, Cuevas de Zugarramurdi, Ainhoa, St Jean Pied de Port

Esta jornada la comenzamos liberando un poco de adrenalina haciendo rafting en las aguas del río Errobi, muy cerca de Bidarrai. La experiencia estuvo genial y es apta para todos los públicos, así que si os animáis aquí tenéis la dirección de la empresa con la que lo contratamos: www.navarraaventura.com

El precio (en el que se incluye también el traje de neopreno, casco, chaleco salvavidas...) fue de 35€ por casi 2 horas de diversión.

Ya por la tarde y después de comer, nos acercamos hasta Zugarramurdi para viajar a un mundo mágico de brujas y aquelarres que supuestamente tenían lugar en unas inmensas cuevas situadas junto a la frontera francesa.

Una vez finalizada la visita a Zugarramurdi, cruzamos a Francia para visitar dos localidades con mucho encanto: Ainhoa y St. Jean Pied de Port.

Ainhoa es el típico pueblo del País Vasco Francés, una larga calle con caserones a ambos lados que cumplen estrictamente con la arquitectura predominante en la zona.

Ainhoa

En el centro del pueblo nos encontramos con sus dos mayores reclamos turísticos: la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, rodeada por un cementerio plagado de lápidas tradicionales que datan de los siglos XVI y XVII, y el frontón, un espacio multifuncional dónde además de jugarse los deportes más populares de la zona, se realizan todo tipo de eventos y celebraciones.

Ainhoa

St. Jean Pied de Port es la última parada en suelo francés para los peregrinos que realizan el camino de Santiago antes de adentrarse en tierras Navarras.

St. Jean Pied de Port

Destaca la entrada a la ciudad antigua, rodeada por murallas y calles como la Rue d'Espagne o la Rue de la Citadelle que guardan todavía su esencia medieval, el puente romano, la Puerta de Santiago, la iglesia de Notre-Dame-du-Bout-du-Pont y la ciudadela.

St. Jean Pied de Port


Día 6: Roncesvalles y regreso a Madrid

El último día de esta escapada y antes de poner rumbo a Madrid nos acercamos hasta Roncesvalles, un lugar plagado de historia en el que pasamos un par de horas visitando los numerosos edificios, templos y capillas erigidos en el lugar de paso natural de los pirineos occidentales por donde se adentra en la península ibérica la más transitada y popular de todas las rutas de peregrinación a Santiago de Compostela.

Y hasta aquí el resumen de este recorrido de 6 días por Navarra, una comunidad que os animo a descubrir ya que no os defraudará lo más mínimo. Si queréis disfrutar de naturaleza y cultura, realizar actividades al aire libre o degustar su excelente gastronomía ya sabéis: reservar unos días para organizar una escapada a Navarra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?

Si tienes más datos relacionados con este artículo o quieres compartir tu propia experiencia, deja un comentario para que el resto de visitantes pueda leerlo.

Por favor, procura que tus comentarios no sean promocionales (spam o publicidad),ilegales u ofensivos, ya que de lo contrario serán eliminados.