Recorriendo el casco histórico de Cuenca ~ PhotoViajeros - Los relatos de mis Viajes, Rutas y Escapadas

Recorriendo el casco histórico de Cuenca

El casco histórico de Cuenca fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996.
Su irregular trazado medieval a base de estrechas callejuelas, plazas, miradores y rascacielos medievales que llevan más de 500 años desafiando a la gravedad sobre las paredes de roca de las hoces formadas por los ríos Júcar y Huécar, son todo un reclamo para los viajeros que se acercan hasta aquí en busca de esa perfecta unión entre naturaleza, cultura e historia.

Cuenca

A continuación encontrarás un recorrido por esta zona de Cuenca que se asemeja a una ciudadela natural en el que descubrirás sus principales monumentos y algunos miradores desde los que contemplar esta villa enclavada en un entorno natural único.


Para hacer más fácil el seguimiento del recorrido, os dejo un enlace al plano del casco histórico de Cuenca en formato PDF (5,8 MB).

Comenzamos el recorrido en las inmediaciones del Teatro-auditorio de Cuenca (40), desde dónde nos dirigiremos siguiendo el cauce de la hoz del río Huécar, rumbo al Parador de Turismo de la ciudad.

Mientras subimos por la empinada cuesta que conduce hacia el antiguo Convento de San Pablo (actual Parador de Turismo) (11), comenzamos a ver una de las imágenes más famosas de Cuenca: las casas colgadas (24).
Estas viviendas encaramadas a la pared de la hoz formada por el río Huécar datan de los siglos XIV y XV, y aunque actualmente sólo se conservan tres de ellas, en su día toda esa escarpada pared de roca estuvo poblada por decenas de viviendas cuyas balconadas de madera estaban suspendidas sobre un precipicio de más de 60 metros.

Cuenca

Desde aquí también podemos contemplar el vertiginoso puente de San Pablo (19), que cruza sobre la hoz del Huécar uniendo el Parador de Turismo y el casco antiguo de la ciudad. A nuestra izquierda, además de las emblemáticas casas colgadas también destaca la parte trasera de la Catedral y varios edificios del barrio de San Pedro y el barrio del Castillo.

Cuenca

Dejamos atrás el puente de San Pablo, al que volveremos en unos minutos, para hacer una corta visita al espectacular Parador Nacional de Turismo de Cuenca y recorrer su claustro acristalado o la iglesia gótica de San Pablo (12), ambos del siglo XVI.

Cuenca

Si nos acercamos a la pequeña plaza situada delante del parador, podremos contemplar la hoz del Huécar desde un nuevo punto de vista.

Cuenca

Por fin llega el momento de cruzar el puente de hierro y adentrarnos a la ciudad, algo que no será tarea fácil para los que sufran de vértigo, ya que el puente se tambalea un poco los días de intenso viento o cuándo hay mucha gente cruzándolo a la vez.

Cuenca

Originalmente el puente era de piedra, pero tras derrumbarse, a principios del siglo XX se optó por reconstruirlo a base de hierro y madera, lo que le confirió ese aspecto de pasarela tan llamativo.
Mientras cruzamos podremos contemplar una frondosa vegetación bajo nuestros pies en el fondo de la hoz, echar un vistazo al Parador de Turismo que acabamos de visitar...

Cuenca

...o asombrarnos con el difícil equilibrio de las casas colgadas (24) hacia las que nos dirigimos.

Cuenca

Nada más cruzar tomamos la calle adoquinada que sube a la izquierda y que nos conduce a las puertas del Museo de Arte Abstracto Español, ubicado en el interior de las famosas Casas Colgadas.
A escasos metros de allí, en la calle Canónigos, podemos contemplar los vestigios de una de las antiguas puertas de la muralla, el arco bajo la Casa de las Sirenas.

Volvemos sobre nuestros pasos y continuamos caminando por la plaza de la Ciudad de Ronda hasta llegar a la calle del Obispo Valero, dónde se encuentra el Museo de Cuenca (23). Allí se puede hacer un recorrido por la historia de la ciudad a través de los hallazgos arqueológicos que abarcan desde el Paleolítico hasta la Edad Moderna.

Muy cerca nos encontramos con otro museo, en este caso el Museo Diocesano de Cuenca (20).

Casi sin darnos cuenta habremos llegado a la Plaza Mayor y la Catedral de Santa María y San Julián, también conocida como Catedral de Santa María la Mayor o Nuestra Señora de Gracia (18).

La magnífica fachada neogótica de tres arcos preside la zona alta de la Plaza Mayor...

Cuenca

...mientras que la zona baja está rematada por la fachada barroca del ayuntamiento (21).

Cuenca

Esta plaza es el mayor espacio abierto del casco antiguo de Cuenca y su auténtico centro neurálgico. Sus coloridas fachadas, entre las que destaca la del edificio rosado que alberga el Convento de las Petras (15), delimitan esta peculiar plaza a la que se asoma su majestuosa Catedral.

Ésta comenzó a construirse a finales del siglo XII en estilo gótico-normando, pero no se concluyó hasta el año 1257. Durante los siglos XV, XVI y XVII sufrió importantes remodelaciones y ampliaciones que cambiaron por completo su fisionomía al añadirse nuevas capillas y reformarse la fachada y las torres.
La fachada actual data de 1902, cuando tras un derrumbe, se optó por reconstruirla siguiendo el estilo de la fachada barroca original.

Abandonamos la Plaza Mayor bordeando la catedral por un estrecho callejón situado a la derecha de la calle de San Pedro. A partir de este momento nos adentramos por callejuelas empedradas y solitarias en las que nos encontramos con otro de los lugares emblemáticos de la ciudad: la Posada de San José (9), el lugar dónde según cuentan algunos relatos, Velázquez dio las primeras pinceladas a su gran obra "Las Meninas".

Continuamos subiendo en dirección al barrio del castillo por la Ronda Julián Romero deteniéndonos de vez en cuando en recónditas plazuelas y miradores que nos regalarán unas magníficas vistas de la hoz del Huécar.

Tras cruzar bajo el Cristo del Pasadizo regresaremos a la vía principal que articula el casco histórico, la calle de San Pedro. A ambos lados encontramos numerosas iglesias, conventos y casas señoriales con grandes portalones de madera coronados por escudos nobiliarios en sus fachadas, que destacan por sus balcones y ventanas enrejadas.

De repente la calle se ensancha al llegar a la plaza del Trabuco, dónde nos encontramos con la iglesia de San Pedro (5) que data del siglo XVIII, y tan solo unos metros después, llegamos a la Fundación Antonio Pérez, ubicada en el antiguo Convento de las Carmelitas Descalzas (3).

Hemos llegado al barrio del castillo, dónde aún son visibles los restos de una fortaleza de origen árabe (1) que fue destruida por las tropas de Napoleón y que deja intuir parte del trazado de la antigua muralla y sus torreones.

A nuestra derecha, el Archivo Histórico Provincial ocupa el antiguo edificio donde tuvo su sede el Tribunal de la Inquisición (2).

Antes de cruzar bajo el Arco de Bezudo, subimos a una sección de la muralla desde la que podemos contemplar una impactante panorámica de las dos hoces que rodean el casco antiguo de Cuenca. A la izquierda tenemos la hoz del Júcar...

Cuenca

...y a la derecha, la hoz del Huécar.

Cuenca

También podremos asomarnos a la plaza del Trabuco por la que acabamos de subir.

Cuenca

Pasamos bajo el Arco de Bezudo para dirigirnos a los miradores del barrio del castillo, desde donde podremos deleitarnos con unas vistas panorámicas espectaculares sobre la hoz del Huécar y el casco antiguo.

Cuenca

Desde este punto comenzamos el camino de vuelta cruzando bajo el Arco de Bezudo.

Cuenca

Descendemos por calle del trabuco, pero antes de llegar a la iglesia de San Pedro, bajamos una escalinata a la derecha que nos conduce a la ronda del Júcar.
Caminando por este bucólico paseo podremos contemplar la otra hoz, la del Júcar, y descubrir la ermita de la Virgen de las Angustias (4), otro de los puntos de interés de la ciudad. Si queréis visitarla, hay que abandonar la ronda del Júcar y bajar por una escalinata antes de llegar a la Plaza de San Nicolás, dónde además de la iglesia (10) que le da nombre, se encuentra la Fundación Antonio Saura, que tiene su sede en la conocida como Casa Zabala (8).

Salimos de esta plaza por el pasadizo que nos devuelve a la calle de San Pedro, por donde continuaremos hacia la derecha en dirección a la Plaza Mayor. De camino, nos detenemos para ver los restos de la antigua iglesia de San Pantaleón (14).

Atravesamos la Plaza Mayor y pasando bajo los arcos del ayuntamiento, seguimos de frente por el estrecho callejón del Fuero situado junto al Convento de las Esclavas (25) rumbo a nuestro siguiente destino, la Plaza de la Merced.
Aquí nos encontramos con varios lugares de interés. Por un lado están la iglesia de la Merced y el Seminario de San Julián (28), mientras que al otro lado de la plaza, está el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha (27).

Cuenca

A poca distancia de allí llama nuestra atención la solitaria torre de Mangana (32), junto a la que nos encontramos con otro de los miradores imprescindibles de Cuenca.
A nuestra derecha podemos contemplar la iglesia de San Miguel (16) y la parte más salvaje y frondosa de la hoz del Júcar a su paso por la ciudad...

Cuenca

...mientras que a nuestra izquierda podemos ver el punto en el que la ciudad medieval se funde con las construcciones más modernas.

Cuenca

Este recorrido se acerca al final, pero todavía nos queda una última sorpresa: los rascacielos de Cuenca (A).
Para llegar hasta ellos atravesamos la plaza de la Mangana y nos dirigimos a la calle Alfonso VIII, dónde unos coloridos edificios de 4 alturas no parecen ser los mismos que por su otra cara llegan a tener más de 6 pisos al estar construidas en la mismísima pared de la hoz.

Seguimos bajando por esta calle que zigzaguea dejando atrás la Puerta de San Juan (31) y deteniéndonos para disfrutar de unas buenas vistas hacia la zona más moderna de la ciudad. Al llegar a las inmediaciones del Palacio de Justicia y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (49) nos internamos rumbo a la Plaza de Santo Domingo (37), y callejeando desde allí, llegaremos al cauce del río Huécar, el cual seguiremos por el paseo existente en su margen derecha contemplando la fachada de los rascacielos medievales de Cuenca hasta llegar al Teatro-auditorio.


Organiza tu visita:

  • Dónde aparcar: Se puede intentar aparcar en cualquier calle de la ciudad baja, pero para visitar el casco histórico de Cuenca, os recomiendo que busquéis sitio en las inmediaciones del Teatro Auditorio o que subáis hasta el aparcamiento descubierto que hay en el barrio del castillo. Si no encontráis sitio o no os importa pagar un parking, podéis hacerlo en el que hay bajo el Teatro Auditorio o en la plaza de la Mangana.
  • Duración del recorrido propuesto en este artículo: 2:30 horas (sin incluir visitas)
  • Más información: http://turismo.cuenca.es

2 comentarios:

Unknown dijo...

Casas colgadas, no colgantes.

PhotoViajeros dijo...

Gracias anónimo, se me había colado lo de "colgantes" en un par de sitios. Saludos!

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?

Si tienes más datos relacionados con este artículo o quieres compartir tu propia experiencia, deja un comentario para que el resto de visitantes pueda leerlo.

Por favor, procura que tus comentarios no sean promocionales (spam o publicidad),ilegales u ofensivos, ya que de lo contrario serán eliminados.