9 cosas que no sé hacer cuando viajo ~ PhotoViajeros - Los relatos de mis Viajes, Rutas y Escapadas

9 cosas que no sé hacer cuando viajo

Lectores de Photoviajeros... ¡He sido nominado!

No, no es nada malo sino todo lo contrario, porque he sido elegido por Netikerty del blog Anden27 para sincerarme y dar a conocer las 9 cosas que no soy capaz de hacer cuando estoy de viaje.
Como pasa con todo, el tiempo y la experiencia adquirida a través de los errores cometidos ayudan a que algunos de esos "defectillos viajeros" vayan desapareciendo, pero aun así, menos mal que esta nominación sólo pide que confiese 9 de ellos jejeje. Allá vamos, esta es mi lista:


1 - No sé utilizar un aeropuerto:

Esta es la parte que peor llevo de los viajes. Yo quiero viajar para disfrutar, no para estar en tensión por si me van a parar en el control de seguridad del aeropuerto o por si se retrasa el vuelo y pierdo la conexión con el siguiente avión que tenía que coger, o incluso por si el equipaje de mano no entra en la jaula (aquí hay veces que sufro hasta taquicardias).

Pasada esta primera criba luego llega la espera. Una o dos horitas hasta que embarcas, y mientras tanto como se te ocurra acercarte a por una botella de agua mucho menos peligrosa que la que te acaban de tirar en el control de seguridad prepárate para empezar a descontar euros del presupuesto del viaje. ¿Es que el agua que venden en los aeropuertos proviene de algún manantial de aguas puras y vírgenes con unas propiedades medicinales inigualables y embotellada de manera artesanal en recipientes hechos con una aleación de plásticos creados ex profeso para ser distribuida en los aeropuertos?

Eso si te da sed, pero como te entre hambre y se te haya olvidado el bocata en casa... prepárate a pagar casi 10€ (o incluso más dependiendo del aeropuerto) por un menú Whopper.

Y yo no sé si es que he tenido mala suerte o qué, pero siempre me ha tocado ir a embarcar a la última puerta de la terminal. Un pasillo, una pasarela móvil, un dutty free, otro dutty free, más pasillos, sube una planta, echa una mirada rápida al panel de información por si han cambiado la puerta de embarque... ¡Qué estrés!

Aeropuerto

2 - No se entretenerme en el aeropuerto:

Bueno, ni en el aeropuerto ni durante el vuelo.

Puedo estar veinte minutos o media hora leyendo o jugando con el móvil, pero pasado ese rato me aburro y no puedo seguir haciendo lo mismo. Venga, ahora un paseo por las tiendas y el dutty free... ¡Uy que caro está todo! Tengo sed, voy a ver cuánto vale una botella de agua... ¡la madre que los parió, va a pagar eso su p...!
De vuelta al asiento charlo un rato con mis compañeros de viaje que están igual de aburridos que yo, pero es que llega un momento que no apetece ni hablar. A ver si hay wifi gratis y navego un rato por internet. ¿WiFi gratis? jajaja, no, son 5€ por 10 minutos de conexión. Ah 5€...gracias muy amable pero prefiero comprarme la botella de agua.

Si encima te toca una escala larga de por ejemplo 5 o 6 horas la espera se vuelve insufrible, porque lo de dormir en los asientos del aeropuerto es prácticamente imposible. ¿Los han hecho así de incómodos aposta verdad?

Y durante el vuelo más de lo mismo. Un rato doy cabezadas, luego me veo una peli, escucho música, intento cambiar de postura en los 40 cm. que tengo de sitio entre mi asiento y el de delante... ¿Cuánto queda, llegamos ya?

Aeropuerto

3 - Soy incapaz de descansar en condiciones:

Me paso el año quejándome del sonido del despertador, pero es irme de viaje y comenzar un concurso de "a ver qué día madrugamos más", pero claro, es que si te levantas temprano te da tiempo a estar unas 12 o 15 horas viendo cosas sin parar nada más que lo imprescindible para comer y poco más.

Más de una vez he tenido jornadas en las que me he tenido que levantar a las 2 o las 3 de la madrugada para coger un coche o autobús y recorrer más de 500 kilómetros para visitar varios lugares, hacer un par de actividades, una ruta de senderismo y volver al lugar de origen para terminar el día dando una vuelta larga por la ciudad en la que estábamos alojados.

Aunque alguna vez he caído en los trayectos de un lugar a otro, me cuesta muchísimo dormirme porque no quiero perderme ni un paisaje ni nada de lo que haya al otro lado de la ventanilla, y es que al final aprovecho mucho el tiempo, pero al volver a casa me cuesta recuperarme más de una semana, aunque como dice el refrán: sarna con gusto no pica :)

Descansando

4 - No sé preparar la maleta/mochila para no tener que desmontarla y montarla cada día:

¿Por qué siempre necesito algo que he guardado en el fondo de la mochila? Da igual como prepare la maleta o la mochila porque todos los días acabo sacando todas las cosas. Tengo asumido que he de reservar unos 30 minutos cada noche para montar un puesto del mercadillo sobre la cama mientras preparo todo lo que voy a necesitar al día siguiente, pero al menos hasta el momento no he olvidado ni perdido nada en el proceso.

maleta

5 - Siempre me traigo un imán de los lugares a los que viajo:

Es superior a mí, no soy de los que dedican mucho tiempo a comprar recuerdos de los sitios a los que viajo para mí o para regalar, pero un imán siempre cae. Llegará el día en que se me acaben los huecos libres en la nevera, mientras tanto la lavadora y la tostadora pueden seguir respirando tranquilas, pero ya llegará su momento... Muahahahaha!!!

Imanes

6 - Caminar más de 5 minutos seguidos sin hacer una foto:

Soy incapaz de volver de un viaje con menos de 500 o 600 fotografías. Si algún día aprendo a sacar fotos en condiciones no tendré que hacer tantas tomas del mismo lugar y conseguiré esa foto "perfecta" con el encuadre que tengo en la cabeza a la primera. Mientras tanto, voy a ir encargando otra tarjeta SD por si las moscas...

Fotos

7 - Quedarme con cara de WTF! después de preguntar algo a alguien en Spanglish y que me responda en nosequeidiomanglish:

Aunque digan que lo de ser unos zoquetes con el inglés es sólo cosa de los españoles, en medio mundo pasa lo mismo. La gente chapurrea la lengua de Shakespeare, pero al igual que hacemos nosotros, adapta el inglés a su idioma y lo mezcla creando el no-sé-en-que-idioma-me-estás-hablando-english.

Y ahí surge el problema: ¿de qué me sirve preguntar algo en Spanglish a un chino si él me responde en Chinglish? Pues aunque parezca mentira acabo entendiéndome en el 99% de los casos, pero la cara de "¿Mandeeeee?" de la gente a la que pregunto es exactamente la misma que pongo yo cuando ellos me responden. Dicho esto, no cambiaría esos momentos por nada del mundo, son parte de la sal y pimienta de los viajes.

Yangshuo

8 - No puedo parar de acumular papeles:

Hay dos cosas sin las que no salgo nunca de viaje y que son la cámara de fotos y una libreta en la que voy tomando notas de muchos aspectos del viaje, pero al llegar a casa y deshacer la maleta siempre aparecen decenas de folletos, mapas y entradas de todos los lugares visitados.
Lo reconozco, soy un poco Diógenes y acumulo papeles de todo tipo: facturas de las casas de cambio, indicaciones en árabe o chino que le pedimos al personal del hotel para ir a algún lugar en concreto, tarjetas de los hoteles en los que nos alojamos, tickets de compras hechas con la tarjeta de crédito, entradas a museos, monumentos..., y lo peor de todo es que muchos de ellos los tengo por duplicado o triplicado.
Menos mal que a los pocos días de volver del viaje recupero la cordura y acabo tirando la mayoría, pero algo que siempre siempre siempre guardo son las entradas y al menos un billete de cada uno de los destinos visitados.

Ese billete se convierte en una especie de amuleto que guardo en mi cartera durante todo el año y que no saco hasta el mismo día que salgo hacia el aeropuerto para emprender un nuevo viaje. En el 2007 comencé con esta costumbre, y desde entonces siempre he vuelto a viajar a un nuevo destino internacional al año siguiente, así que de momento sigo creyendo en mi "ritual viajero" y llevo conmigo cada día un billete de algún rincón del mundo.

Papeles viajeros

9 - No sé dejar de estar feliz:

Y es que, a pesar de que en un viaje siempre van a surgir situaciones complicadas y momentos malos, duros, tensos o aburridos, me puedo mosquear durante un instante, pero a los pocos segundos levanto la cabeza, miro a mi alrededor y me digo: "no seas tonto y disfruta de todo esto, que no has venido hasta aquí para estar de mal humor. Cada segundo que estés enfadado es un tiempo valiosísimo que estás dejando de emplear en vivir mil experiencias y disfrutar con los 5 sentidos de todo lo que te rodea..."

happy

Después mi confesión llega la hora de las nominaciones.
Esto de escribir un artículo con las 9 cosas que no se hacer cuando viajo me pareció una propuesta divertida e interesante y una manera muy amena de conocer un poco mejor a los bloggers de viajes, así que para no romper esta cadena voy a proponer a los siguientes viajeros para que nos cuenten sus secretillos más inconfesables y todo aquello que se les atraganta cuando viajan:


2 comentarios:

Netikerty Anden27 dijo...

jajaja, lo de la cara de WFT me ha encantado!! Genial tu post. Me estoy dando cuenta que yo también vuelvo con millones de folletos, entradas, mapas, etc... jeje, que cosas nos pasan :)

Netikerty del Blog Anden 27

PhotoViajeros dijo...

Menudos momentos WTF que he tenido jajaja, son geniales! Lo que en un principio pueden parecer barreras, al final se acaban convirtiendo en anécdotas de esas que recuerdas una y otra vez y que siempre te arrancan una sonrisa.

Saludos!

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?

Si tienes más datos relacionados con este artículo o quieres compartir tu propia experiencia, deja un comentario para que el resto de visitantes pueda leerlo.

Por favor, procura que tus comentarios no sean promocionales (spam o publicidad),ilegales u ofensivos, ya que de lo contrario serán eliminados.