Perú: de Puno a Cuzco a bordo del Andean Explorer ~ PhotoViajeros - Los relatos de mis Viajes, Rutas y Escapadas

Perú: de Puno a Cuzco a bordo del Andean Explorer

De Puno a Cuzco, el mismo viaje que hicieron antaño Manco Capac y Mama Ocllo hasta llegar al lugar en el que acabaron fundando la capital del Imperio Inca es lo que nos tocaba disfrutar a lo largo de este noveno día de viaje por el sur de Perú.

El trayecto que ellos realizaron a pie durante semanas o meses, nosotros lo haríamos en tan solo 10 horas subidos en un lujoso tren que atraviesa un bullicioso y sorprendente mercado antes de comenzar a regalarnos espectaculares paisajes a través de sus amplios ventanales. Durante todo este tiempo irán alternándose amplias llanuras, valles ondulados, lagos, lagunas, enormes montañas con picos nevados y un cielo que parece pintado de un intenso color azul. Todo un deleite para la vista.

Para que os hagáis una idea de la belleza paisajística de este recorrido en tren, el Andean Explorer resultó ganador del concurso World Travel Awards en 2012 como mejor tren de lujo de Sudamérica, pero es que además está considerado como uno de los mejores viajes en tren del mundo por la Sociedad Internacional de Viajeros en Ferrocarril.

Andean Explorer

Después de haber hecho este viaje les doy la razón, aunque algunos aspectos del servicio no llegaron a estar a la altura de un tren de esta categoría.
¡No os perdáis a continuación los dos vídeos que resumen este inolvidable viaje en tren!


Presupuesto del día (precios verano de 2013):

  • Taxi hotel - estación de trenes de Puno: 4 soles (total 4 personas)
  • Pago del 50% pendiente para el Inka Trail: 616 soles
  • Alquiler de saco de dormir para usar durante 4 días en el Inka Trail: 50 soles

Total presupuesto para 1 persona: 667 soles (190€ aproximadamente)
Tasa de cambio utilizada: 1€=3,5 soles

============================================================

Comenzamos esta jornada de transición a las 6:45 de la mañana. Tras recoger las maletas y mochilas, dimos cuenta de un rico desayuno en el comedor del hotel antes de dirigirnos a recepción a entregar las llaves y despedirnos del personal del hotel Qelqatani.

Desde allí, un taxi nos llevó por 4 soles (1€ aprox.) hasta la estación de trenes de Puno.
Después de entregar las maletas y mochilas a los mozos de la estación estuvimos esperando unos 15 minutos en la sala de espera, una espera que estuvo amenizada por un grupo de música andina hasta las 7:45, la hora a la que nos dejaron subir al tren.
Nada más acomodarnos en nuestras butacas...

Andean Explorer

...hicimos un primer paseo de reconocimiento por el vagón-bar...

Andean Explorer

...y localizamos el vagón-mirador, dónde acabaríamos pasando una buena parte del recorrido.

Andean Explorer

Puntual a las 8:00 de la mañana, sonó el silbato del tren. Era la señal para que la máquina de este magnífico tren pullman ambientado en los años 20 se pusiese en marcha y comenzase su largo recorrido de algo más de 300 Km hacia Cuzco, la antigua capital del imperio Inca.

Durante la primera parte del viaje, el tren va bordeando el lago Titicaca, ofreciéndonos así una excelente manera de despedirnos de este mágico lugar que tan buenos momentos nos hizo pasar durante los dos días anteriores.
Cuando no llevábamos más de 20 minutos de viaje, entramos en la ciudad de Juliaca. Aunque la primera impresión es la de que no tiene ningún tipo de interés, os recomiendo encarecidamente que os mováis rápidamente hasta el vagón observatorio situado al final del tren.

Allí, apoyados sobre la barandilla, disfrutaréis de un espectáculo único e irrepetible y que para mí, se convierte en otro de los motivos principales para hacer este trayecto en tren.

Durante 15 minutos aproximadamente, el tren reduce su marcha a la mínima expresión, pero lo hace con motivo.
Constantes toques de bocina avisan a los comerciantes del bullicioso mercado de Juliaca de la proximidad del tren para que retiren los toldos, carros y tenderetes varios de las vías, aunque algunos de estos permanecen entre los raíles hasta que pasa el tren, momento que aprovechan para volver a posicionar sus puestos ambulantes sobre las vías.

Andean Explorer

Además de estos improvisados puestos situados en el recorrido del tren, se pueden ver una infinidad de puestos de todo tipo a ambos lados de las vías en donde los habitantes de esta ciudad realizan sus compras diarias ataviados con las tradicionales vestimentas andinas.

Andean Explorer

Verduras, hortalizas, legumbres, especias, piezas de motor, muebles, ropa, instrumentos, utensilios de cocina, placas solares y prácticamente cualquier cosa que podáis imaginar la encontraréis en este mercado en el que los niños saldrán corriendo detrás del tren gritando ¡Hola! con una sonrisa en la cara y agitando la mano mientras seguimos atravesando lentamente este concurrido mercado.

Andean Explorer

Esta parte del recorrido es una auténtica pasada que se explica mucho mejor con un vídeo que con palabras, así que a continuación os dejo el paso de nuestro tren por el mercado de Juliaca:


Cuando dejamos atrás la ciudad de Juliaca, volvimos a nuestros asientos mientras el tren iba descontando kilómetros en dirección a Cuzco a través de las infinitas llanuras del altiplano (puna), en las que de vez en cuando se podían ver rebaños dispersos de llamas y alpacas o rudimentarias casas de madera.

Andean Explorer

Poco a poco el paisaje empieza a ondularse, aparecen los ríos y se comienzan a vislumbrar a lo lejos las altas montañas de los andes.

Andean Explorer

Andean Explorer

Sobre las 11:00 de la mañana nos avisan de que podemos asistir a un espectáculo de música y bailes tradicionales en el vagón cafetería. Mientras disfrutamos con la música andina y algunos de los vistosos trajes que desfilan por el vagón, nos sirven un refrescante pisco sour y unos frutos secos para acompañar.
Creo que también hubo un taller en el que enseñaban a elaborar algunos de los cócteles más típicos de la gastronomía peruana, pero preferimos seguir disfrutando de los paisajes desde nuestras butacas.

A eso de las 13:30 llegó la hora de la comida, que consta de dos platos y postre. Para empezar, unas patatas a la huancaina y de segundo una carne con salsa.

Andean Explorer Andean Explorer

Para terminar, un trozo de tarta pone el punto y final a esta comida gourmet que para mi gusto es algo escasa aunque muy sabrosa.

Andean Explorer

El servicio es correcto, aunque quizá demasiado espaciado entre platos. De hecho, estuvimos comiendo algo más de una hora, por lo que entre plato y plato nos dio tiempo de sobra para dar una vuelta por el vagón observatorio.

Andean Explorer

Coincidiendo con el postre, nos encontramos con el tren de Andean Explorer que hace el trayecto Cuzco - Puno (que por cierto es bastante más caro que el Puno - Cuzco), así que durante unos instantes estuvimos parados.

Andean Explorer

Tras el cambio manual de agujas, ambos trenes comenzaron a moverse. El viaje continuaba.

Andean Explorer

El siguiente tramo se caracterizó por una larga subida entre montañas que cada vez se elevaban más a nuestro alrededor...

Andean Explorer

...hasta que al fin llegamos al punto más alto de la ruta, el pequeño apeadero de la Raya, situado a medio camino entre Puno y Cuzco.

Andean Explorer Andean Explorer

En este punto de la ruta, situado a 4319 metros sobre el nivel del mar, el frío se intensificó, el viento arreciaba y una fina llovizna se hacía sentir mientras recorríamos un pequeño mercado de artesanías andinas ubicado junto a las vías...

Andean Explorer

...pero eso no fue excusa para inmortalizar nuestro paso por este lugar...

Andean Explorer

...y fotografiar estos remotos parajes en los que no permanecimos mucho tiempo para evitar que algún pasajero sufriese los efectos del mal de altura.

Andean Explorer

Andean Explorer

Un último vistazo nos permitió contemplar las altas cumbres nevadas de las imponentes montañas cercanas, cubiertas parcialmente por unas nubes que amenazaban con descargar un buen chaparrón en cualquier momento.

Andean Explorer

A las 17:00 llegó la hora del té, momento en el que nos ofrecieron infusiones, cafés y mates de coca acompañados con pastas y bizcochos mientras el tren proseguía su parsimoniosa marcha dejando poco a poco atrás la cordillera andina y cambiando de nuevo el paisaje que podíamos observar a través de las ventanillas por un impresionante cañón que creado por las aguas del río Vilcanota.

Andean Explorer

En este fértil valle se atraviesan numerosas localidades que parecen vivir de la agricultura y la ganadería, ya que está plagado de campos de cultivo, granjas y ganado pastando por todas partes. También nos resultaron curiosos algunos edificios oficiales como las pequeñas escuelas de algunas de estas comunidades o establecimientos como este rudimentario restaurante.

Andean Explorer

Las sinuosas curvas de la línea ferroviaria nos permitieron lograr fotografías de esta serpiente de acero azul recorriendo sus últimos kilómetros antes de llegar a Cuzco...

Andean Explorer

...y antes de que los últimos rayos de sol dejasen de iluminar cada uno de los rincones de un valle donde el gran número de eucaliptos impregnaba el aire con su característico olor.

Andean Explorer

La última hora, cuando ya se había hecho de noche y no se veía nada a través de las ventanillas, fue la más pesada.
Además, como llegamos con 35 minutos de retraso, el resto de la tarde no pudimos hacer nada en Cuzco porque ya habían cerrado los lugares más típicos.

El siguiente vídeo es un resumen de este magnífico viaje en tren, que bajo mi punto de vista, es la mejor manera para desplazarse desde Puno hasta Cuzco:


Alternativas al tren:

Si alguno considera que los 120€ que cuesta este viaje en tren es un precio demasiado excesivo que no se asuste, porque a continuación puede encontrar otras alternativas en general más baratas.
Para reservar billetes en este tren o ampliar la información sobre fechas y horarios, os recomiendo visitar su web oficial: http://www.perurail.com/es/andean-explorer

Autobús:
Con Cruz del Sur, la compañía con la que realizamos todos nuestros viajes en autobús por Perú, son unas 6:30 horas y los precios arrancan en los $60 (45€ aprox.), aunque el recorrido se realiza por la noche, por lo que os perderéis estos magníficos paisajes.
En otras compañías menos conocidas, podemos encontrar el trayecto de Puno a Cuzco por unos $20 (15€ aprox.).

Avión:
También existe la posibilidad de volar entre ambas ciudades, aunque es bastante caro (en torno a 200€)

Coche, taxi, furgoneta...
Por lo que leí en otros foros, webs y blogs de viajes, es posible hacer este trayecto por carretera en una furgoneta o taxi, aunque no tengo ni idea de cuánto puede costar.

Tras este inciso para contaros las alternativas de transporte entre Puno y Cuzco, sigo con el relato de este noveno día de viaje por tierras Peruanas.

Una vez llegamos a la estación de trenes de Cuzco y tras recuperar las maletas y mochilas, salimos al hall de recepción, donde una chica que trabajaba en el hotel dónde nos alojaríamos durante los 5 días siguientes sostenía un cartel con nuestro nombre.

Un taxi pagado por el hotel nos llevó en unos pocos minutos hasta su entrada trasera, situada en un descampado con muy mala pinta y prácticamente a oscuras.
Nada más cruzar las puertas todo cambió. El Hostel Llipimpac nos encantó desde el primer momento, tanto las instalaciones como las habitaciones tenían ese encanto de las casas coloniales que salpican toda esta ciudad.

Tras acomodarnos en nuestras habitaciones, nos fuimos dando una vuelta hasta la Plaza de Armas. La primera impresión fue muy buena, ya que cada calle, cada casa colonial y sobre todo, la Plaza de Armas, hacían presagiar una ciudad que nos regalaría rincones realmente interesantes y encantadores.

La agencia con la que habíamos reservado el Camino Inca estaba cerca de la Plaza de Armas, así que nos dirigimos hasta allí para confirmar "in situ" que no había ningún problema con la reserva y pagar el 50% que teníamos pendiente.

También alquilamos los sacos de dormir que utilizaríamos durante las 3 noches del camino y que no estaban incluidos en la excursión por 50 soles cada uno (13€ aprox.), y acordamos reunirnos dos días más tarde con una de las guías que nos acompañarían durante el camino para que nos explicase lo que necesitábamos llevar y resolver todas las dudas de última hora que pudiésemos tener acerca del Inka Trail.

Después de cenar dimos una vuelta por la calle en la que está situada la famosa piedra de los 12 ángulos y regresamos al hostel para organizar las visitas que haríamos durante los días siguientes por el Valle Sagrado de los Incas, donde disfrutaríamos de uno de los lugares del mundo con mayor concentración de yacimientos arqueológicos...


2 comentarios:

Casa Rural Naturcasas Barcelona dijo...

Mi mejor amiga estuvo en Perú hace poco y dice que es alucinante, el Machu Pichu increíble, la comida ni hablar! las Islas Flotantes, etc!
Muy buen artículo, sólo ayudan a despertar más aún el deseo de viajar!!
Saludos!!

PhotoViajeros dijo...

Hola!
La verdad es que no sabría con qué quedarme de este viaje a Perú: Naturaleza, cultura, gastronomía...
Perú hay que verlo y vivirlo, así que te animo a ti y a todos los que estén pensando en viajar a este país a que no le den más vueltas a la cabeza y saquen cuanto antes el billete de avión ;)

Saludos!

Publicar un comentario

¿Quieres dejar un comentario?

Si tienes más datos relacionados con este artículo o quieres compartir tu propia experiencia, deja un comentario para que el resto de visitantes pueda leerlo.

Por favor, procura que tus comentarios no sean promocionales (spam o publicidad),ilegales u ofensivos, ya que de lo contrario serán eliminados.